Inicio > Prosa > Despedidas.

Despedidas.

Justo ese momento en que la pareja se despide al salir del museo, cuando ella se aleja con pasos cortos hacia el lado contrario y él se queda ahí parado mirando, como vigilando de lejos cada movimiento de ella, por pequeño e insignificante que parezca; cuidando de no parpadear siquiera, esperando no perderse ni un segundo de su imagen, como si quisiera llenarse de ella de un solo golpe antes de alejarse para soportar todo el tiempo de su ausencia hasta el día siguiente, cuando ella se acerque caminando por la calle con su gran sonrisa y una flor de amapola naranja sobre la oreja derecha, y él comience a pensar en muchas cosas (pero en el fondo sabrá que sólo piensa en ella y en ese momento en que se despide la pareja, cuando ella se aleja hacia el lado contrario y él se queda ahí parado, nomás mirando…)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: