Inicio > Prosa > Las manos

Las manos

Las manos tibias, las manos impías, las manos que tocan sin tocar, que se meten debajo de las faldas, que se secan. Las manos sucias, las manos rotas, las manos que aman sin amar, que vuelan en el agua, que se censuran. Tus manos, mis manos acariciando tu cabello. Nuestras manos hundidas en nuestra humanidad, recorriendo a trocitos nuestros cuerpos. Las manos puras, manos profanas, manos de amor. Las manos y los ojos que miran a las manos. El tacto de las manos, los rastros y la piel.  Las manos que se secan, manos que golpean, que cosechan. La mano derecha que somete a la izquierda. Tus manos sosteniendo alguna taza de té, ahuyentando alguna pesadilla; tus manos mientras cocinas, mis manos mientras escribo. Todas las manos.

El tacto, la caricia, el abrazo. El roce con la punta de los dedos, con el dorso, con la palma. Los objetos tocados, acariciados y aprehendidos, todos ellos. El puño y el golpe, la presión y el mareo. Las manos que odia, que reprimen, las manos que limpian orejas. La mano que sostiene un puñal, que alcanza una rosa, un abrecartas. Las manos que se unen y deambulan. Manos prestidigitadoras, escapistas, imaginarias. Manos prófugas, que crepitan como la hojarasca al fuego, que se esconden el lobo en el cuento, como el diablo en los detalles. Manos que aman, manos que cantan, manos-Dios, manos que crean y que destruyen como el fuego. Manos que también, a veces, abandonan…

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: