Archive

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Elena (minificción)

enero 23, 2014 Deja un comentario

Hace diecisiete días abrí la tierra para sepultarte. Después del adiós, la casa es tan distinta: enorme y vacía, fría como yo. Pero aquí estás, realmente nunca te fuiste. Tus pasos aún resuenan en los pasillos, en la cocina, por la puerta principal. Tu voz se deja oír por las ventanas, cantando en la ducha. En las noches tu peso en la cama, tu tibieza bajo las sábanas. Todo el tiempo estás ahí, durante la cena me acaricias el cabello, tus manos se posan en mis hombros, siempre tocándome, siempre buscándome. Yo te acepto, te dejo entrar, siento tu respiración en mi nuca.

En el estudio, tu presencia como siempre. Te hablo al fin mientras me abrazas por detrás:

-¿Elena?

-No…

Recitatione #2

De manos frías, de ojos dispersos
De bosques salvajes y mares profundos
Del olor a jazmín de tu nuca
De tu cuerpo y tus cabellos
De un bostezo simultaneo
De tu indiferencia solemne
y mis miradas ceremoniosas

De la distancia que nos separa
y los tactos que no nos unen
De tu voz indómita
que me suena tan distante
De mi voz enciclopédica
que nunca escuchas
De tu nombre y mi nombre

De tu imagen intermitente
De partículas de polvo
como el brillo de un fuego-Dios
como el litoral de tus ojos salvajes
De tactos sin piel y cantos sin voz
De mil soledades cenicientas
De todo eso, estás hecha…

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , , , ,

Mirar.

junio 22, 2012 Deja un comentario

Mirar, realmente mirar, darse cuenta, tomar consciencia, despertar, pensar, abrir los ojos, conocer, realmente conocer, abrir la mente, ver todo, salir al sol, observar con calma, la calma, la paz, el amor, la armonía, sentir, sentirlo todo, vivir, vivirlo todo, no detenerse, mirar conocer vivir sentir amor… Amor…

Quiero, quiero ver, quiero ser, quiero entrar, quiero, quiero mas, ser todo, estar en todo, entrar y estar adentro. Quiero ser (y lo seré), te quiero, me quiero. Todo, todos, todos somos todo y todos somos todos.

Todos somos todos, todos somos yo…

La noche en que despertemos.

junio 22, 2012 2 comentarios

Llegaremos, llegaremos corriendo, llegaremos morados, llegaremos con recuerdos y con recuadros, llegaremos cobrando, llegaremos al baile, llegaremos arrastrados, llegaremos a arrasar, llegaremos de amarillo y de amaranto, llegaremos temprano, llegaremos a un acuerdo, llegaremos todos, llegaremos al principio, llegaremos llegando y llorando, llegaremos cansados, llegaremos tarde, llegaremos a rezar, llegaremos al fondo del asunto, llegaremos como reyes, llegaremos descarriados, llegaremos muy pocos, pero siempre demasiados, llegaremos a la meta y a la mesa, llegaremos sin mapa, llegaremos a la hora de la cena, llegaremos y no necesitaremos un motivo para llegar, llegaremos de altamar, llegaremos de la Luna, llegaremos con las manos llenas de llagas, la cara de cicatrices, llegaremos y disfrutaremos la llegada, llegaremos a medias, pero llegaremos…

La noche en que despertemos al fin llegaremos y sabremos a dónde llegar, porque sabremos a dónde vamos caminando desde ahora. Y por fin llegaremos…

Pensar, esa palabra…

Lo importante es un cambio, pero ¿cualquier cambio?

Muchos países han pasado años dándose de topes contra una pared y lamentando haber tomado ciertas elecciones en el pasado. No intento convencer a nadie de votar por candidato X o candidato Y, sólo intento invitar a la gente a que no deje embelesar con dulces promesas, con palabras que sirven para lo mismo para lo que han servido muchas en el pasado. Pocas veces pensamos que estamos equivocados, siempre es el otro el que está mal, siempre tenemos la razón y los demás están en contra de la verdad. Pero veamos las cosas, abramos el bocho un poco. No quiero invitar a unos a que cambien por otros, ni a otros a que cambien por unos, sólo quiero decir que no siempre el cambio es sólo para mejorar, que no siempre el que luce más atractivo es el mejor, que no siempre tendremos nosotros o una persona la razón absoluta. El momento es importante y las decisiones que tomemos son igual de importantes, pero, además, son irreversibles y eso es lo que pocas veces nos ponemos a pensar. Pero pensar, esa palabra… tan ignorada en estos tiempos. Pero pensar, esa palabra…

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , ,

Toco tu nombre

marzo 23, 2012 4 comentarios

Toco tu nombre; estiro la mano y lo toco, es así de simple. El mundo puede comenzar a desgajarse, todos los muros de la ciudad pueden caer de manera simultánea, pero yo no dejo de acariciarlo. Tus orejas, tu cabello, tus ojos de ave domada, todo, toda tú eres un pasaje; tocar cada parte de ti, besar tus manos, rozar tus mejillas con mis manos frías, oler tus ojos de fuego como una marea tan salvajemente hermosa, tocar tus hombros delgados es tocar tu nombre y abrazarlo y besarlo y fundirme con él. Cada instante, cada segundo junto a ti voy acercándome, voy rozándolo y acariciándolo; apenas te vas y me quedo ahí tirado, sin tocarte, sin tu nombre, sin ti…

Comienzo despacio, muy despacio, sólo roces y eres una A y yo la toco; eres Alas, eres Amor, eres Amarillo, eres Algodón, eres Ámbar y yo puedo tocar la A, la primer letra de tu nombre; vuelo y me ahogo en alcohol (también eres Alcohol). Sigo rozando tus manos con las mías, sigo respirando tu mundo junto a mí. Y una L. Eres Luna, eres un Lago, eres Locura, eres ele, eres La, La menor, eres Luz. Eres Luz, sobre todo luz; la luz del camino, la luz de la noche, la luz de tus manos sobre mis manos, de tu nombre sobre mi nombre. Y de pronto, sin decir nada, eres una E y yo toco la E. Eres Estrella, eres Entrada, eres Elástica y Etérea, eres Esperanto, eres Eterna. El tiempo sigue y yo sigo, sigo mirándote; un roce, con la punta de los dedos, de tus cabellos claros como algo inexplicable, como una antimateria inalcanzable. Sigo pendiente de tu nombre y de pronto eres una S. Eres Sol, eres Silicio, eres Sudestada, eres Soledad, eres Sal, eres Salvación, eres Silencio (mucho silencio), eres Saliva. Las horas se consumen como alcohol mientras yo sigo tocando tu nombre, que avanza y me va dejando un estremecimiento en la barriga, una náusea porque ya sé lo que sigue; el final nos lleva de vuelta al principio. Eres A, otra vez. Eres Amor, eres Amarillo, eres Ámbar otra vez, pero esta vez también eres Amargura, porque sé que tu nombre ya termina y ya te estás alejando de nuevo y sólo me va quedando el recuerdo de tu nombre entre las manos y de tu piel casi amarilla. Y ya comienza la espera, la espera del momento en que vuelvas y vuelva a tomar tus manos y mirar tus ojos; y la espera quema, quema como un fuego rojo tan salvajemente dulce que avanza por todos los flancos y me deja sin salida. Y la espera termina cuando vuelves y yo tomo tus manos y miro tus ojos y estoy otra vez tocando tu nombre, tocándolo todo y temiendo tu partida y la espera otra vez quemando hasta que vuelvas y así sucesivamente…

La llegada de los hombres.

marzo 15, 2011 Deja un comentario

Llegaron un día, en silencio, de la nada, comenzaron a llegar y no pararon. Unos creen que llegaron del mar, otros creen que del desierto, hay quienes dicen que llegaron del Líbano. El caso es que llegaron, y no llegaron solos, trajeron a sus mujeres, a sus niños. Llegaron en parejas, en grupos, solos y en manada. Llegaron desnudos y luego se vistieron, al verlos llegar, todos creyeron que eran buenos. Comenzaron a cazar, a comer y vestir pieles, comenzaron a podar y talar, comenzaron a competir. Comenzaron a construir edificios, automóviles; comenzaron a administrar y a contabilizar.     Comenzaron a inyectar, a tomar pastillas, a poner enemas. Llegaron y siguieron llegando, y cada vez llegaban más. Comenzaron a variar de colores, de lenguas, de gustos, incluso de formas de matar. Comenzaron a avanzar, a crecer. Construyeron teléfonos, computadoras. Llegaron a jugar a Dios y a la Muerte. Se olvidaron de todos, salvo de ellos mismos. Acabaron con los árboles e inventaron árboles artificiales, animales de soya, plantas de plástico.

Y de pronto un día, en silencio, de la nada, como llegaron, se fueron. Y no volvieron más.

A %d blogueros les gusta esto: