Archivo

Posts Tagged ‘prosa poética’

Las manos

Las manos tibias, las manos impías, las manos que tocan sin tocar, que se meten debajo de las faldas, que se secan. Las manos sucias, las manos rotas, las manos que aman sin amar, que vuelan en el agua, que se censuran. Tus manos, mis manos acariciando tu cabello. Nuestras manos hundidas en nuestra humanidad, recorriendo a trocitos nuestros cuerpos. Las manos puras, manos profanas, manos de amor. Las manos y los ojos que miran a las manos. El tacto de las manos, los rastros y la piel.  Las manos que se secan, manos que golpean, que cosechan. La mano derecha que somete a la izquierda. Tus manos sosteniendo alguna taza de té, ahuyentando alguna pesadilla; tus manos mientras cocinas, mis manos mientras escribo. Todas las manos.

El tacto, la caricia, el abrazo. El roce con la punta de los dedos, con el dorso, con la palma. Los objetos tocados, acariciados y aprehendidos, todos ellos. El puño y el golpe, la presión y el mareo. Las manos que odia, que reprimen, las manos que limpian orejas. La mano que sostiene un puñal, que alcanza una rosa, un abrecartas. Las manos que se unen y deambulan. Manos prestidigitadoras, escapistas, imaginarias. Manos prófugas, que crepitan como la hojarasca al fuego, que se esconden el lobo en el cuento, como el diablo en los detalles. Manos que aman, manos que cantan, manos-Dios, manos que crean y que destruyen como el fuego. Manos que también, a veces, abandonan…

Anuncios

Mirar.

junio 22, 2012 Deja un comentario

Mirar, realmente mirar, darse cuenta, tomar consciencia, despertar, pensar, abrir los ojos, conocer, realmente conocer, abrir la mente, ver todo, salir al sol, observar con calma, la calma, la paz, el amor, la armonía, sentir, sentirlo todo, vivir, vivirlo todo, no detenerse, mirar conocer vivir sentir amor… Amor…

Quiero, quiero ver, quiero ser, quiero entrar, quiero, quiero mas, ser todo, estar en todo, entrar y estar adentro. Quiero ser (y lo seré), te quiero, me quiero. Todo, todos, todos somos todo y todos somos todos.

Todos somos todos, todos somos yo…

La noche en que despertemos.

junio 22, 2012 2 comentarios

Llegaremos, llegaremos corriendo, llegaremos morados, llegaremos con recuerdos y con recuadros, llegaremos cobrando, llegaremos al baile, llegaremos arrastrados, llegaremos a arrasar, llegaremos de amarillo y de amaranto, llegaremos temprano, llegaremos a un acuerdo, llegaremos todos, llegaremos al principio, llegaremos llegando y llorando, llegaremos cansados, llegaremos tarde, llegaremos a rezar, llegaremos al fondo del asunto, llegaremos como reyes, llegaremos descarriados, llegaremos muy pocos, pero siempre demasiados, llegaremos a la meta y a la mesa, llegaremos sin mapa, llegaremos a la hora de la cena, llegaremos y no necesitaremos un motivo para llegar, llegaremos de altamar, llegaremos de la Luna, llegaremos con las manos llenas de llagas, la cara de cicatrices, llegaremos y disfrutaremos la llegada, llegaremos a medias, pero llegaremos…

La noche en que despertemos al fin llegaremos y sabremos a dónde llegar, porque sabremos a dónde vamos caminando desde ahora. Y por fin llegaremos…

La llegada de los hombres.

marzo 15, 2011 Deja un comentario

Llegaron un día, en silencio, de la nada, comenzaron a llegar y no pararon. Unos creen que llegaron del mar, otros creen que del desierto, hay quienes dicen que llegaron del Líbano. El caso es que llegaron, y no llegaron solos, trajeron a sus mujeres, a sus niños. Llegaron en parejas, en grupos, solos y en manada. Llegaron desnudos y luego se vistieron, al verlos llegar, todos creyeron que eran buenos. Comenzaron a cazar, a comer y vestir pieles, comenzaron a podar y talar, comenzaron a competir. Comenzaron a construir edificios, automóviles; comenzaron a administrar y a contabilizar.     Comenzaron a inyectar, a tomar pastillas, a poner enemas. Llegaron y siguieron llegando, y cada vez llegaban más. Comenzaron a variar de colores, de lenguas, de gustos, incluso de formas de matar. Comenzaron a avanzar, a crecer. Construyeron teléfonos, computadoras. Llegaron a jugar a Dios y a la Muerte. Se olvidaron de todos, salvo de ellos mismos. Acabaron con los árboles e inventaron árboles artificiales, animales de soya, plantas de plástico.

Y de pronto un día, en silencio, de la nada, como llegaron, se fueron. Y no volvieron más.

A %d blogueros les gusta esto: